Jesus also, that he might sanctify the people with his own blood, suffered outside the gate.  Therefore, let us go forth to him outside the camp, bearing his reproach.  For we have no continuing city here, but we seek one to come.

 
 
 

Going to Jesus

Gospel Tracts

 Select a tract to read by clicking on either option below. A speaker icon beside the tract name indicates that audio of the tract being read is available:

Order 10 free gospel tracts

 

Gospel Tract #59

¿Cristo o Cristianismo?

Por Sr. John David Clark

Hay una revolución viniendo. Es una revuelta de los seguidores sinceros de Jesús contra la religión llamada "cristianismo". Aquellos que están buscando hacer la voluntad de Dios sienten la venida y para eso están siendo preparados por el Espíritu. Aquellos que están resueltos en mantener una apariencia de rectitud sin la sustancia de ella, estarán asustados e indignados cuando pase; pero será la obra de Dios, y eso no será detenido. El acabará con el "cristianismo" para la perpetua gloria del Padre y su Hijo Cristo Jesús, y para el completo gozo de todos los que verdaderamente aman a Dios.

Babilonia

En Génesis 11, fue cuando el hombre hizo su primer serio impulso para alcanzar el cielo por su propio esfuerzo y sabiduría, aquel atrevimiento fue hecho en el territorio que después fue llamado Babilonia. De allí en adelante, el nombre Babilonia era frecuentemente usado en conexión con cualquier lugar donde actividades religiosas ocurrían sin ser divinamente ordenadas. Después, en la historia de Israel, Babilonia vino a ser famosa como un lugar de cautividad para los hijos de Dios. Mucha de la gente de Dios del antiguo testamento fue llevada en cadenas hacia la antigua Babilonia por el Rey Nabucodonosor. Así que, para combinar estos dos significados de Babilonia, miramos que Babilonia es (1) el lugar donde los hombres laboran para alcanzar el cielo, sin la unción y la aprobación de Dios, y (2) un lugar donde la gente de Dios habita en esclavitud. Esta es una perfecta descripción del cristianismo.

La gente de Dios (gente bautizada con el Espíritu santo) está ahora esparcida entre los cientos de sectas que ahora componen el cristianismo. Ni una de esas sectas es de Dios; sin embargo, los santos de Dios están allí. Y ellos están allí porque han sido engañados por la mentira más exitosa de Satanás en la historia de la humanidad, (un engaño que ha confundido virtualmente a cada uno de nosotros en un tiempo u otro) que pertenecer a Cristo significa pertenecer al cristianismo. Y en medio de la enorme serie de doctrinas y ceremonias que abarca el cristianismo, ellos están allí tratando de encontrar su lugar en vano. Mi amigo, pertenecer a Cristo Jesús no tiene absolutamente nada que ver con pertenecer al cristianismo. Dios esta ahora quitando el velo que por mucho tiempo ha estado cubriendo nuestros ojos. Él nos está liberando de cómo Satanás define la vida en Cristo Jesús.

Jesús no vino para empezar el cristianismo. Él vino para hacer libre al hombre del pecado, enfermedad, y muerte. La vibrante fe descrita en el libro de los hechos no es un registro del comienzo del cristianismo. Cristianismo es esa religión que vino después y pervirtió la vida espiritual que está descrita en Hechos. Las verdades reveladas, que se encuentran en los libros del Nuevo Testamento están solo por piezas esparcidas en todas partes dentro del cristianismo, y esas piezas de verdad que pueden ser encontradas están siempre - sí, siempre - combinadas con herejías; y el resultado ha sido, como Satanás supo que sería: frustrante para aquellos que ansían el conocimiento de Dios. La desconcertante serie de doctrinas y tradiciones dentro del cristianismo ha tenido el efecto de desanimar una búsqueda por la verdad. ¡Usando al cristianismo como su principal herramienta, Satanás ha hecho un magnífico trabajo de apagar la sed de los santos por el conocimiento de Dios, haciendolo parecer inalcanzable!

Erramos cuando creemos del cristianismo como algo que una vez era bueno y puro y que se extravío. El cristianismo nunca ha sido de Dios, nunca ha sido bueno o puro. No hay tal cosa como restaurar al cristianismo a su pureza original, porque era de Satanás desde el momento que apareció. Cristianismo es la corrupción de la fe de los santos. Los apóstoles advirtieron que pasaría (Hechos 20:17-35), y ellos realmente lo miraron tomando lugar antes de que murieran (Gal. 1:6-7; 2Tim. 1:15; 1Juan 2:18-19).

El cristianismo es una mezcla profana, donde hombres carnales controlan a los santos de Dios. Es un lugar impío de incomparable confusión y falsas afirmaciones. El cristianismo es Babilonia. Desde el comienzo, ha sido una mezcla de fe en Jesús y de política. Los emperadores Romanos promovieron su versión de fe en Cristo, con filosofía y fuerza militar en lugar del poder y la revelación del Espíritu santo, y los resultados fueron trágicos. La simple verdad de Jesús fue proscrita en favor de una fe mas de moda y menos carismática, y aquellos que se opusieron a está versión Romana del evangelio, fueron severamente castigados.

Si el cristianismo es el camino de Cristo, ¿Cómo es que estaban los Papas y sus armadas cristianas en las cruzadas de la edad media "poniendo la otra mejía" mientras ellos saqueaban todo en su camino a través del este de Europa, violando y matando gente indefensa en su camino, para rescatar la "tierra santa" de infieles? Pero aquellos llamados "Infieles" por los cristianos, no habrían podido estar viviendo una vida tan impía, como muchos de los cristianos que los condenaban. Recuerda, era la garantía sin valor del Papa de un paraíso celestial para todo aquel que muriera en esta aventura supersticiosa, lo que motivó a los cruzados a una constante valentía en su horripilante largo y penoso viaje a Palestina.

¿Quién realmente cree, que el cordero de Dios inspiró las torturas del cristianismo y las muertes de múltiples miles que refutaron convertirse a esa religión en Europa y en el nuevo mundo? ¿Quién realmente cree que Jesús inspiró la persecución y matanza de los justos hombres y mujeres a través de los siglos, quienes eran condenados como herejes por el hambriento-de-dinero-y-poder clero cristiano? ¡Piensa en eso! ¿Cómo puede el enredo del cristianismo en política ser justificado, cuándo Jesús simplemente dijo que su reino no es de este mundo?

La gente de Dios no pertenece en el cristianismo, y por más que tratan de caber, el menos poder y gozo que ellos tienen. Cristianismo no permite sino solo una medida de libertad a los hijos de Dios que están dentro de sus puertas, y es por esa razón que el Padre esta llamando a sus hijos a "salir fuera" de esa abominación ramera. Si tu obedeces éste serio llamado de Dios, tu puedes estar certero que Dios estará contento y los cristianos te perseguirán. Esa es la manera cristiana de hacer las cosas.

Mixtura Profana

El movimiento "carismático" de algunos años atrás, una vez tan prometedor se degeneró a una fe de frases y formulas enganchadoras, principalmente porque aquellos involucrados trataron de asociar sus maravillosas experiencias al cristianismo. Lo mismo pasó en América con el avivamiento del bautismo pentecostal en lo temprano del siglo veinte. Pero con el tiempo, las denominaciones Pentecostales vinieron a ser algo mas de lo que la gente de Dios tenia que salir, si ellos deseaban agradar a Dios. Cómo en las generaciones pasadas los santos tenían que soportar persecución por salir fuera de la abominación católica, y después, fuera de la bautista, metodista, y otras ramas del cristianismo. Ahora aquellos que tienen hambre por la justicia de Dios están teniendo que salir fuera de los grupos que se glorían de nuevos, y que sus títulos suenan nobles, como asambleas de Dios, santidad pentecostal, apostólicos, y por el estilo.

Revolver vida en el Espíritu con cristianismo, nunca ha tenido éxito en guiar a creyentes al conocimiento de Dios, y nunca lo tendrá. ¡Tu debes de salir fuera! El cristianismo ha matado todo avivamiento de verdadera santidad, que en la historia ha ocurrido. Y logra su destrucción de vida espiritual, persuadiendo a la gente de Dios de que ser un hijo de Dios significa, que uno pertenece en algún lugar dentro del cristianismo. Creyendo eso los hijos de Dios así apagan el Espíritu, para caber dentro del molde hueco del cristianismo.

Hijo de Dios, ¡despierta a justicia! Jesús no murió para traer a la luz al cristianismo; más bien, él murió para libertarnos de nuestras obscuras maneras de vivir y de adorar a Dios. Unirse a unas de las sectas del cristianismo no es una obra del Espíritu, mas bien es algo que la carne escoge hacer, pero no honra al hijo ni tampoco agrada al Padre. Es una obra hecha en la carne, por la voluntad del hombre y no tiene lugar en el reino de Dios. ¡Salid fuera de ella, pueblo mio! El Espíritu está inexorablemente apagado en todo lugar donde el cristianismo reina. En un momento dado, el cristianismo corromperá y matará cada onza de verdadera vida espiritual en esté planeta. El cristianismo en si mismo es anticristo, en su naturaleza, en sus doctrinas, y sus formas ceremoniales. Satanás es el señor secreto del cristianismo.

Un Mandamiento Divino

Dios ha sido muy paciente y misericordioso con nosotros, ¿Pero por cuánto tiempo mas El sufrirá el deshonor causado sobre el nombre de Jesús por el cristianismo? En el análisis final, debemos escoger entre ser un fiel seguidor de Jesucristo o ser un seguidor y fiel miembro del cristianismo. El Espíritu está suplicando a la familia de Dios, como ha estado rogando desde que los santos de Dios comenzaron a unirse a iglesias cristianas. Y oí otra voz del cielo, que decía: "Salid fuera de ella, pueblo mio, para que no seas participes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas. Porque sus pecados han llegado hasta el cielo y Dios se ha acordado de sus maldades"(Ap. 18:4-5). Este clamor "Salid fuera de ella" es un clamor a nosotros para "¡salir fuera del cristianismo!" El cristianismo es corrupto, lleno de confusión, una religión dividida y sin esperanza que niega el señorío de Cristo a cada vuelta de esquina. "¡Salid fuera de ella, pueblo mio!" Eso, mi querido lector, es un mandamiento divino, no una carnal sugerencia.

Considere estas diferencias irreconciliables entre el camino de Dios y el camino del cristianismo.

1

Miembros del cuerpo de Cristo: Gente que recibe el Espíritu de Dios: (Ro. 8:9; 1Jn. 3:24).

Miembros de iglesias cristianas: Gente que se une.

2

El método de Jesús de convertirse en miembro de su cuerpo: Por el bautismo del Espíritu (1Cor. 12:13).

La manera de convertirse en un miembro cristiano: Uniendose.

3

La familia de Jesús: Aquellos que hacen la voluntad de Dios (Mt. 12:48-50).

La familia cristiana: Aquellos que se unen a ella.

4

El lugar de adoración de Jesús: En Espíritu y en verdad (Jn. 4:23-24).

Lugares de adoración del cristianismo: Edificios-iglesias.

5

El Sábado de Jesús: Vida en el Espíritu (Mt. 11:28; Is. 28:11-12).

El Sábado del cristianismo: Domingo (algunos Sábado)

6

La comunión de Jesús: Fraternidad con Dios y con los santos en el Espíritu (1Cor. 10:15-17).

La comunión del cristianismo: consumo de cosas terrenales muertas: galletas, pan, vino, jugo de uva.

7

"La palabra de Dios" de Jesús: todo lo que Dios dice. (Mt. 4:4).

"La palabra de Dios" del cristianismo: la biblia ¿Que versión?

8

Las vestiduras de adoración de Jesús: justicia (Ap. 19:8), alabanza (Is. 61:3), y humildad (1Ped. 5:5).

Las vestiduras de adoración del cristianismo: batas de coro y vestimentas ministeriales.

9

Las armas de Jesús: fe, amor, paz, gozo, y otras cualidades del Espíritu (2Cor. 10:3-4).

Las armas del cristianismo: dinero, activismo político y social, y, en tiempos, tortura y armas militares.

10

El bautismo de Jesús: con Espíritu santo y fuego (Mt. 3:11).

Los bautismos del cristianismo: varios métodos usando agua.

11

La cruz de Cristo: negandose uno mismo y haciendo la voluntad de Dios (Mt. 10:38; 16:24; Gal. 6:12-14; Fil. 3:18-19).

La cruz del cristianismo: símbolo de la herramienta Romana de tortura.

Go Top